SEGUNDO PASO PARA LA VENTA: LA PRESENTACION

SEGUNDO PASO PARA LA VENTA: LA PRESENTACION

Hemos oído hablar muchas veces de la falta de valor o del miedo a presentarse delante del cliente. O incluso habrás pasado varias veces por delante de la puerta acera arriba o abajo sin atreverte a entrar.

Es normal, sobre todo las primeras veces que te enfrentas a esta práctica mercantil. Sin embargo, en el fondo, esta acciones solo denotan una falta de confianza en uno mismo.

Ahora es cuando empieza a ponerse difícil.

Si  hemos hecho los deberes y preparado el primer paso (La preparación), tendremos tanta información de nuestro cliente que sabremos más de él de lo que imaginamos. De esta manera tendremos la tranquilidad de ir siempre un paso por delante de lo que nos pueda decir y dispondremos de una correcta argumentación preparada para ayudarnos a logra la venta.

Así que ¡Miedos fuera y decídete a entrar! Puedes visitar un post anterior que habla de los límites del miedo y como solo somos nosotros capaces de avanzar: Qué es lo que te da miedo

La clave para que esto salga bien es ir concienciados y motivados. Esto lo veremos más adelante en otros artículos, dada su complejidad y la dificultad que supone en muchas ocasiones.

Nuestra actitud tiene que ser firme y basada en el pleno convencimiento de lo que hacemos. Presentarnos educadamente ante nuestro cliente indicando la empresa a la que representamos y explicarle el motivo de nuestra visita es fundamental para que nos atienda, al mismo tiempo que le pedimos permiso para ocupar unos minutos de su tiempo.

Aquí es en donde un buen comercial se distingue de los demás. Debemos dejar que nuestro cliente hable y analizar sus necesidades para disponer de antemano de la suficiente información que nos permita ofrecerle la solución que mejor se adapte a sus necesidades.

A continuación presentamos nuestro producto. El haber ensayado en el paso anterior la presentación del producto delante de un espejo, nos dará la suficiente confianza para hacerlo sin titubeos y convencidos de lo que decimos.

Nuestra actitud en este  punto es fundamental, nuestro cuerpo tiene que estar relajado y transmitir confianza. Nuestra comunicación no solo se basa en lo que decimos; también comunicamos con el cuerpo, y éste tiene que acompañar a nuestra palabra, debe estar coordinado. Nuestro rostro también tiene que mostrar seguridad y aportar confianza al cliente. Sonreír es fundamental para que también confíe en nosotros.

RESUMEN

  • Presentarnos ante nuestro potencial cliente: lo saludamos y nos identificamos. Debemos indicar el negocio o empresa a la que representamos y, asimismo, explicar el propósito de nuestra visita.
  • La presentación es fundamental para dar una buena impresión.
  • Debemos mostrarnos amables, simpáticos, mantener rostro y postura de seguridad y tranquilidad, tener una actitud de confianza y, sobre todo, mostrar una sonrisa sincera.

No te preocupes si en las primeras presentaciones no alcanzas los objetivos que pretendías. Piensa que son ensayos serios: ya no estás delante del espejo. Cuando salgas de cada entrevista repasa mentalmente todo lo que has dicho y cómo reaccionaba el cliente a cada comentario tuyo, analiza cada situación y toma nota de las cosas bien hechas para reforzar tu actitud positiva.