¿Y yo soy emprendedor?

¿Y yo soy emprendedor?

Quise buscar la definición de emprendedor en el diccionario. Pero creo que no era real, lo que allí ponía.

“No me equivoqué mil veces para hacer una bombilla, descubrí mil maneras de cómo no hacer una bombilla.”

Thomas Alba Edison

Incluso es más, los sinónimos que aporta en la lista tampoco son reales porque también se le conoce con otros nombres como “matado”, “irresponsable”, “sin sentido”, etc.

Todos queremos ser emprendedores o incluso ser quizás nuestros propios jefes.

Pero recordad esto: “Si no estoy contento con mi jefe, en mi trabajo actual y desprecio a la empresa, ¿qué harán mis empleados cuando yo sea jefe?”.

Como emprendedores estamos rodeados de un montón de amigos, familiares, etc… que no estarán de acuerdo, e incluso más, se alegrarán al final si fracasas y te odiarán si lo logras.

 

Un emprendedor es una persona que pese a las vicisitudes de la vida se encuentra motivado y cree en su proyecto. Se levantará muchas veces aborreciendo lo que hace, pero dispuesto a luchar un día más por salir adelante.

Un emprendedor necesita dedicar sus esfuerzos a alcanzar sus objetivos y realizar las acciones necesarias para alcanzarlos. No basta con decir “Me gustaría”, “O podría lograrlo sí…”.

Siente que estás motivado y confiado, lucha con estas cuatro palabras: “LO VOY A LOGRAR” y convierte el poder hacerlo en querer hacerlo. Esta es la filosofía que distingue a los emprendedores de los fracasados.

Debemos estar motivados y con ganas. Sé de sobras que muchas veces fracaso sobre fracaso acaba haciendo mella. Pero recuerda: has sido tú, tu solo con tus acciones y con tu esfuerzo.

Y un fracaso es un paso adelante para saber que no se ha de hacer para la próxima vez. Aprende de él y sabrás como evitar cometer ese fallo otra vez.

Hoy nuestro trabajo es simple:

Pensar en las veces que por una u otra causa hemos quedado desmotivados y abandonamos algo. Y analiza si simplemente lo queríamos. Porque si de verdad deseásemos alcanzar ese objetivo lo hubiéramos logrado pese a no estar motivado.

También podéis examinar las causas y descubrir que solo fueron tus acciones las que te llevaron a ese punto. Puedes echarle un vistazo a un anterior post: “De qué se aprende más del éxito o del fracaso” para aprender de los fracasos y evitar cometer un mismo error otra vez.